Publicá fotos en Instagram desde tu Mac
6 Diciembre, 2017
¡Historias sin imágenes gracias al “Type Mode” de Instagram!
3 Febrero, 2018

Análisis iPhone X

Tras 10 años con prácticamente el mismo diseño, el iPhone X propone una idea diferente para el teléfono de Apple.

Como usuarios de iPhone, la llegada del iPhone X, significaba un gran avance. Una mayor pantalla de 5,8 pulgadas en un tamaño más reducido (a comparación de los modelos Plus) lo cual fue una gran noticia. Sin embargo, pese a esa reducción de tamaño, en el día a día el iPhone X no ha demostrado ser mucho mas ligero. El motivo no es otro que un grosor no muy reducido y el uso de un cristal de calidad.

El paso al cristal en la parte trasera le da oportunidades con la carga inalámbrica, así como reducir la posibilidad de que se nos escape de la mano de forma sencilla aunque nos da la sensación de una gran fragilidad. Aunque viendo el resultado de su resistencia al desgaste día a día, podemos decir que propone una mayor resistencia que el diseño de metal de iPhones anteriores.

Llevándolo en bolsos con más objetos, en el bolsillo con llaves y monedas y teniendo nada de cuidado al dejarlo en mesas y todo tipo de superficie, el cristal delantero y el trasero están como recién sacados de la caja.

A la hora de colocarlo  sobre una mesa y superficies planas similares, los bordes redondeados, su peso alto y el cristal de la trasera hacen que se deslice a poco que haya algo de inclinación. Nunca habrá mayor tranquilidad que usarlo con una buena funda y vidrio templado!

La ausencia del puerto de 3.5 mm (que ya nos acompaña desde el lanzamiento del iPhone 7) aun sigue sin convencernos! Como a todos… A la hora de conectar otro auricular o querer conectar al audio nuestro adaptador no aparece por ningún lado.

Pantalla OLED del iPhone X

La calidad del panel IPS de anteriores generaciones creo que era muy difícil de superar y aunque el nuevo panel OLED no lo hace, en términos globales y tras este mes de uso, son más las ventajas que los defectos.

El panel OLED no hay duda de que es de máxima calidad, fabricado por Samsung, pero calibrado por Apple para hacerlo más contenido que los de los coreanos. Lo más temido y que más aprecié al inicio de usar el iPhone X, los cambios de tono con fondo blanco, se olvida a los pocos días de estar trabajando en exclusiva con este teléfono. Si lo acercas a un panel IPS de calidad notas la diferencia durante un tiempo, pero una vez que te acostumbras, el mayor contraste y la visibilidad en exteriores te acaba por ganar.

Si lo sueles usar con un nivel de brillo alto, te encantará. Especialmente lo que tiene que ver con la visualización del iPhone X en exteriores. Se ve realmente bien.

En esa pantalla OLED echo en falta la función de Always On de otras marcas. Cuando te acostumbras resulta interesante para conocer la hora o las notificaciones pendientes o si te han llegado nuevas desde que consultaste la última vez. Aquí Apple deja todo eso al Apple Watch pero, ¿qué pasa con quien no lo tienes o quiere?

Face ID: es increíble, pero el Touch ID se extraña

Face ID (la autenticación de rostro) admito que funciona muy bien, es rápido, aprende como promete Apple y es muy llamativo cómo reconoce apenas con luz, teniendo lentes puestos, etc. Pero si se registran fallas, por las cuales el sistema te obliga a ingresar el código numerosas veces al día, en la gran mayoría de los casos al estar en situaciones con luz intensa o espejos, incluso si uno tiene la cabeza apoyada; diversas situaciones donde suena lógico que pueda haber complicaciones para que el Face ID tome el correcto escaneo del rostro.

iPhone X en mano

La ventaja del Face ID

 La llegada de los gestos al sistema operativo.

El mayor acierto de Apple con este iPhone X, además de en la reducción de marcos, está en ese manejo sin botón de inicio. Aunque hay que acostumbrarse a las diferentes zonas para deslizar desde arriba, así como a la multitarea, la cual mejora cuando uno se da cuenta de que no tiene que esperar a que aparezcan las otras aplicaciones tras deslizar desde abajo hacia el centro, uno ya no quiere la vuelta a controles físicos.

También cambian las combinaciones de teclas para ciertas tareas como capturas de pantalla o reiniciar el terminal.

En cuanto a los emojis animados efectivamente acaban en el olvido a los cinco minutos de usarlos. Sirven para divertirse unas cuantas horas al momento de estrenar el equipo y luego quedan olvidados.

La clave de la autonomía está en la carga

En la parte de rendimiento y batería, en este mes de uso me he centrado en lo segundo. Ninguna duda tengo ni me ha surgido sobre el poder del A11, que queda demostrado más que en fluidez del sistema, en todo lo que tiene que ver con Face ID o la cámara de fotos. En las posibilidades de un teléfono que va sobrado en rendimiento.

Si hablamos de la batería, aquí Apple consigue replicar el comportamiento de las versiones Plus de sus teléfonos, lo que significa que tienes asegurado, pese a un uso muy intensivo, llegar de forma solvente y sobrada al final del día.

autonomía iPhone X

Ahora así, un punto débil que Apple no ha podido solucionar aún es al momento de carga: más de 3 horas en llegar al 100% (Usando el cargador que viene a la hora de comprar el iPhone). Sin embargo, nada que no pueda solucionarse comprando un cargador más potente.

En cuanto a la carga inalámbrica

Nada que sea un secreto: es bastante lenta. Sin embargo, y siempre dependiendo de tu uso particular del teléfono, es una manera de cargar el teléfono que engancha. Hay quien la usa para recargar la batería del teléfono por las noches y no es una mala idea.

Justo al lado del ordenador de trabajo tenemos una base de carga inalámbrica, plana, y donde siempre tengo colocado el iPhone X, lo que me asegura que la carga del mismo siempre esté alta sin preocuparme por ello. Eso sí, dependiendo del modelo de cargador inductivo, hay que estar atento a que siempre quede el iPhone más o menos centrado para que cargue. Más de una vez he pensado que estaba cargando y al no estar bien situado pese a que lo parecía, me he llevado la sorpresa de que había sido tiempo perdido.

Carga inalámbrica sobre la mesa iPhone X

El único inconveniente es que Face ID, en esta situación, no reconoce y para desbloquear hay que agarrarlo con la mano o asomar el rostro hacia la base de carga.

El modo retrato de más posibilidades

Como ya comprobamos en la comparativa fotográfica entre los mejores del año, hay 3-4 terminales que, salvo por detalles, ofrecen una experiencia fotográfica muy completa y potente y que apenas marca diferencias entre ellos. Hay que ir ya a los detalles.

Cámara del iPhone X

La fotografía con el iPhone X sigue las pautas que Apple ha marcado desde el primer iPhone: cero complicación a la hora de hacer una foto con la garantía de que el ISP hará el trabajo sucio por ti. Por eso no hay controles manuales de serie. Si te gusta tener el control hay que ir a aplicaciones de terceros. También en vídeo, con grandísima calidad de imagen y sobre todo de sonido, el iPhone X saca excelente nota en este mes de uso.

El caso es que, seguramente por la gran mejora de algunos terminales con Android, la fotografía con el iPhone X no destaca especialmente cuando nos centramos en buscar el mayor detalle posible o un tratamiento del rango dinámico al máximo nivel. En esos dos apartados hay mejores smarpthones fotográficos este año, aunque en el global quedamos satisfechos, como hará la mayoría de usuarios que usar tu teléfono como cámara principal sin más pretensiones.

A estas alturas, lo mejor de la cámara del iPhone X es el modo retrato por posibilidades. Y ese extra muy llamativo de los cambios de luz que a la gente que le haces foto les encanta.

También añadiría el que, en este iPhone X, existe el modo retrato para la cámara secundaria o selfie, y funciona muy bien, lo que es otro punto a su favor.

Respecto a sus rivales, a estas alturas, creo que, valorando todo lo que ofrece un iPhone X y la gama alta de Android, el valor de cambio entre plataformas queda casi exclusivamente del lado del sistema operativo y las preferencias de cada uno: más posibilidades en Android, más ecosistema de calidad del lado de iOS.

//]]>